Entrevista a Gabriel Albendea


La semana pasada salía a la venta ¿Por qué Marx se equivocó? de Gabriel Albendea. Hoy tenemos el placer de entrevistar al autor para acercarnos un poco más a su obra. Esperamos que disfrutéis de esta entrevista.


¿Qué motivos te llevaron a escribir ¿Por qué Marx se equivocó?

El hecho de ver los problemas que hoy atraviesa el socialismo o la socialdemocracia, el hecho de no saber en dónde situarse, si más al centro o compitiendo con un comunismo cuyos resultados históricos nefastos los conocemos de sobra.

¿Cuál sería la respuesta a la pregunta que plantea el título?

Marx se equivocó porque creía que se podía prever científicamente el triunfo del socialismo, cuando las previsiones históricas, políticas o sociales no pueden tener la exactitud propia de las ciencias naturales como suponía él.

¿Qué debate hay entre liberales y comunitarios? ¿Y entre cosmopolitismo y patriotismo?

Los liberales dan más importancia al individuo libre que a la comunidad, mientras los comunitarios creen que hay que privilegiar las necesidades de la comunidad frente a las del individuo. Aunque la discusión entre ambos es más compleja de lo que a primera vista pudiera parecer. Sin embargo, no cabe duda de que la Historia comienza con la comunidad y la conquista de la libertad tanto social, como política y económica depende de un largo proceso, eso sin contar con los problemas que lleva consigo el concepto de libertad.

En cuanto a la discusión entre el patriotismo y el cosmopolitismo, de la que se ha ocupado especialmente Nuss Baum, mi posición es que patriotismo y cosmopolitismo no tienen por qué enfrentarse y destruirse. La relevancia moral de tener en cuenta a la humanidad en nuestras decisiones frente a identificaciones con otros grupos no es exclusiva sino fundamental. Junto a una moral universal o cosmopolita hay que tener en cuenta siempre una moral de situación. El cosmopolitismo es una llamada a la racionalidad y no a las emociones que tanto daño pueden hacer a la política como enseña la Historia con los nacionalismos y ahora con los populismos.


¿Qué queda del socialismo en el que creía Marx a día de hoy?

Lo que queda es una preocupación mayor por la igualdad de las clases sociales. Nadie puede decir sensatamente que la situación de la clase obrera - no hablo de clase trabajadora porque todo el mundo trabaja – tenga algo que ver con la penosa situación de la misma en tiempo de Marx.

¿Es el Socialismo una utopía?

Decir que el Socialismo es una utopía no significa decir que es una meta imposible, sino ser capaces de señalar las condiciones económicas, políticas y sociales necesarias para que haya una humanidad más justa y pacífica. Esto se logra poco a poco. Es un problema complejo y no simple que se resuelva por medio de revoluciones violentas.

¿Es posible que algún día lleguemos al final del capitalismo?

No hay fin de la Historia como cree Fukuyama, sino cuando la especie humana desaparezca. Eso quiere decir que no se acaba el capitalismo ni se acaba el socialismo, porque éste ya no es la supresión del capitalismo sino la corrección continua de sus defectos. El error de Marx es no haber visto la posibilidad de esa corrección, pese a ver el socialismo surgiendo necesariamente del capitalismo. Pero si surge de él, algo fundamental del mismo llevará en su seno, y las contradicciones culturales del capitalismo, analizadas por Daniel Bell, también estarán presentes en el socialismo. Eso es lo que llamo “ el capitalismo antropológico de Marx”.

Para aquellos a los que le resulta interesante el tema que plantea tu libro, pero que sienten miedo ante la decisión de adentrarse en su lectura, ¿qué les dirías?

Les diría que nunca hay que tener miedo de leer. El lenguaje del libro es sencillo y su lectura siempre les ayudará a plantearse con más claridad y profundidad cuestiones ordinarias de la vida política. Al fin y al cabo todos tenemos que votar y con cuanto mayor conocimiento lo hagamos mejor.

Gabriel Albendea












0 comentarios:

Publicar un comentario