Entrevista a Elisa Oliva, autora de "Los guardianes del mundo angelical"


Queremos que conozcáis un poco mejor a Elisa Oliva, autora de Los guardianes del mundo angelical, un libro que estamos seguros os gustará.

¿Qué tipo de historia se esconde entre las páginas de Los guardianes del mundo angelical

Es la típica historia de la eterna lucha entre el bien y el mal. Una alegoría de lo que está bien y mal dentro de cada uno de nosotros. De la luz y la oscuridad que conviven dentro nuestro, a la cual debemos hacer frente a diario y que define quienes somos. El antagonismo entre lo que está bien y mal es dividido por una línea muy delgada que todos en algún momento de nuestras vidas nos vemos obligado a sortear, para no caer del otro lado. Absolutamente nadie puede considerarse ajeno a esto. 

En esta historia quise narrar la lucha entre dos seres de luz con pensamientos e ideas diferentes, que conviven y coexisten por costumbre. Una costumbre a base de leyes y conceptos pre establecidos que los maneja a su antojo, como marionetas. Leyes impuestas para hacerlos seres “perfectos”. La clásica lucha entre clases sociales. La típica línea que nos separa entre lo que queremos ser y lo que la vida nos enseñó a ser. La diferencia entre ser un jefe y un gran líder sólo difiere en un solo punto: “Debes fijarte en cómo trata a sus inferiores y no a sus iguales”. Pero estos seres no eran para nada perfectos, sino seres reprimidos, buscando ser perfectos, un montón de hipócritas. No eran perfectos por naturaleza sino por obligación. La historia de cada uno de nosotros, que nos vemos atrapados en una estatus de vida que no elegimos, en empleos que no deseamos, y que reprimen día a día lo que en realidad somos. 

Es la historia de cómo un ser de luz se puede transformar en oscuridad, si es obligado a ello a través del odio irracional y el dolor. Pero también de cómo el amor es capaz de encender una repentina chispa de luz y cambiarlo todo. Quise transmitir como nuestras propias elecciones determinan quienes somos, no nuestras condiciones o habilidades. Todo es posible si nosotros así lo creemos. 

Es una historia cargada de fantasía, romance y aventura. 

¿Cuál es su esencia? 

La esencia de esta historia, más allá de la épica lucha entre el bien y el mal, es el amor prohibido que surge entre la pareja protagonista, entre el soldado y su princesa, entre una chica común y su ángel guardián; unido a uno de los temas filosóficos más cuestionados de todos los tiempos: la esencia del ser humano, el cielo y el infierno, dios y satanás, de dónde venimos y hacia dónde vamos cuando morimos. La filosofía del Yin y el yang juegan también una parte muy importante, y trata de responder a preguntas que el ser humano se ha hecho desde siempre. 

¿Con qué personaje te quedarías y por qué? 

Todos los que han tenido la oportunidad de leer el libro, se han dado cuenta sin esfuerzo que la protagonista principal, quien lleva el nombre de mi hija, Emma, se basa en mi misma. Pero mi personaje preferido y el que más disfruté crear fue el del ángel guardián, Mex. Al ser una personalidad completamente opuesta a la mía requirió de todo mi poder de observación y deducción a la hora de describirlo, ya que está basado en un muy valioso amigo mío, una de las personas más importantes de mi vida y, cuya personalidad es tal cual la describo. Con ese personaje me quedo. Después de todo fue el que inspiró la historia. 


¿A qué clase de lectores crees que gustaría este libro?

Realmente espero poder tener un público amplio, pero esta historia creo que va dedicada a jóvenes y adolescentes exclusivamente. Creo que son los que más se van a identificar con los sentimientos, certezas y dudas de los protagonistas. Quizás entiendan mejor lo que se siente ser un adolescente atrapado en una vida que no quiere o que no le gusta. Aquellos que siempre se sintieron diferentes dentro de un mundo que teme a lo diferente y lo discrimina. Creo que son ellos los que van a entender mejor a lo que me refiero. Obviamente no descarto que pueda gustar a un público más adulto, principalmente a aquellos que aún no olvidaron lo que es ser joven y como se siente estar atrapado entre lo que quieren que seas y lo que realmente quieres ser. 

¿Eres más de diálogos o de descripciones? 

Me gustan más los diálogos. La interacción entre los personajes y sus reacciones a cada situación. Las descripciones me gusta usarlas sólo si son necesarias para mostrar una situación o sentimiento muy específico. Me gusta más que cada lector se imagine la situación a su gusto, puesto que no todos imaginamos lo mismo a la hora de leer un mismo texto. Estos fueron siempre los libros que más alimentaron mi imaginación, en los que yo misma tengo que imaginarlo todo y en donde el escritor solo te deja el escenario preparado para que cada uno escriba su propia versión de la historia que está contando. 

¿Cómo dirías que es el ritmo de esta historia? 

Supongo que traté de no hacerlo demasiado aburrido. El hecho de tener mucho diálogo a veces te hace perder un poco el hilo de la historia. Te mantiene atrapado y con ganas de saber que sucede en el próximo capítulo. Su ritmo es bastante fluctuante. Cuando uno piensa que todo está demasiado tranquilo… algo sucede y te demuestra lo contrario. 

¿Estás trabajando en algún nuevo proyecto? 

Si. Estoy trabajando en una segunda parte de esta misma historia. Espero llegar a tener la oportunidad de terminarla y mucho más de publicarla. 

¿Tienes alguna idea en mente que conlleve un cambio de género de escritura? 

No. Al contrario. Amo este género. Además, como dijo uno de mis escritores favoritos: para disfrutar lo que se hace, incluso para llegar a tener cierto éxito, uno tiene que apegarse a lo que sabe. No se puede escribir sobre crimen o medicina si uno no sabe nada del tema. Fue por lo que me decidí por este género en particular. Uno que se me hiciera fácil y natural describir y que a la vez disfrutara hacerlo. No uno en el cual me viera obligada a investigar demasiado algo que no conozco y que volviera a la escritura tediosa o ininteligible.

0 comentarios:

Publicar un comentario