Entrevista a Óscar Millán, autor de "La caricia de la medusa"




Pensamos que conocer al autor y el proceso que llevó a cabo para poder escribir su libro resulta interesante al momento de leer una obra. Por ello, hemos entrevistado a Óscar Millán, autor de La caricia de la medusa.



¿Cuándo y por qué decides crear tu novela?

La verdad es que me vino del cielo, por decirlo así (bueno, realmente me vino del mar, como veréis.) Llevaba un tiempo con eso del “síndrome de la página en blanco”. Estaba dando lugar últimamente a creaciones en general bastante cortas, como micro-todo: microrrelatos, microcuentos, micropoemas, haikus… Me faltaba constancia. Y de repente un elemento imprevisto apareció y me sirvió de inspiración. El verano pasado, nadando en una playa del Mediterráneo, me picó (me rozó, me agarró… no sabría definirlo, fue una sensación muy extraña) una medusa. Nunca me había pasado eso en la vida, y tampoco fue tan tremendo, pero algo debió impactarme por dentro, puesto que a partir de ese momento la idea surgió casi instantáneamente. Aquel pequeño ser me sacó un libro nuevo entero de las entrañas.  Fijaos: la medusa fue mi musa.

¿Por qué elegiste llamarla de esa manera?

El título fue casi lo primero que apareció. Empecé a escribir con bastante fluidez, y aquello duraba, y veía que iba a nacer algo de verdad esta vez. Son decenas, posiblemente, las historias que he empezado, entre ellas novelas, y que no han llegado nunca a completarse ni ya lo harán jamás. Esta vez noté que la historia estaba viva de verdad, me estaba reclamando y no me iba a fallar, así que tampoco yo a ella. No sé si elegí llamarla así o lo “leí” en mí. Creo que tampoco tenía muchas opciones. Una medusa había sido la desencadenante de mi enorme, intenso y continuo proceso creativo. Se veía claramente que ese era su nombre. La medusa tenía que aparecer en el título. Me gustaba ese aire marino, y lo veía poético. “El roce de la medusa” hubiera sido pobre, faltaría algo. “La caricia de la medusa” tenía mucho más juego.  

¿Cuánto tiempo tardaste en reunir datos e información para poder escribir tu novela?

No es este un tipo de novela que necesite de un proceso de investigación. Pocas consultas han bastado para sustentarla. Es una novela casi juvenil, aunque, como jóvenes, ya seamos lo que toda la vida se han llamado adultos. Y es casi una novela de amor. Pero digo casi porque ni es una novela erótica ni es una historia de amor en el sentido tradicional. Creo que aporta realidades y puntos de vista que apenas se han podido ver reflejados en la literatura hasta ahora. Siempre puede haber a quien no le diga nada, por supuesto. En cualquier caso es una historia que sale de dentro. Podría decir que he tardado treinta años en reunir los datos y la información necesaria para escribirla. Además, para hacerlo he necesitado vivir más de media vida en Mallorca.

Si tuvieras que presentar este libro a nuestros lectores, ¿con qué palabras lo harías?

Esto no es una novela histórica, ni sé si me gustaría hacerla. Sí que refleja, sin embargo, la actualidad. Hay detalles de la actualidad palmesana, mallorquina, española y hasta europea. Se parece bastante a una novela de amor, pero no lo es del todo. No es tampoco una novela humorística pero hay humor en ella. También hay algún suceso traumático ahí porque pretende, a su vez, ser realista. Creo que es una buena novela, literariamente hablando. Habla de juventud, sobre todo, sus protagonistas son jóvenes. Pero se puede entender a cualquier edad. Habla de valores. Digo que no es una historia de amor porque en ella tan importantes o más que las relaciones amorosas son las relaciones de amistad que se dan, tanto entre los tres personajes masculinos, Daniel, Andrés y Hugo, como entre las chicas, Marta y Marisa. Pueden ser envidiables algunas de las relaciones que aparecen en la historia, pero sé que son perfectamente posibles. Eso es lo más bonito.
 
¿En qué ingrediente reside la fuerza de esta historia?

En una combinación entre vulnerabilidad humana y amor protector diría yo. Uno de los personajes se ve muy herido por dentro, en un momento dado, y otro de ellos, inesperadamente , va a convertirse en su auténtico apoyo. Amar es cuidar, nos enseña.


¿Cuál es tu personaje favorito y por qué?

A mí me gusta mucho Marta. Creo que es el personaje que tiene las cosas más claras, incluso más que yo mismo. Tiene algo de líder, de héroe solitario. Es independiente. Es libre de verdad, y sin embargo es una chica normal y corriente. Creo que es un personaje muy interesante. Atraviesa etapas. Curiosamente, también es impredecible.

¿Cómo describirías tu estilo?

Siempre he sido muy directo escribiendo. Intento ser natural, creo que es lo que conviene, lo que toca. Uso lenguaje coloquial. No me complico la vida, aunque aún así doy lo mejor de mí mismo siempre. Mi estilo puede acercarse a lo poético ya que lo que más produzco es poesía, realmente, desde niño. Hay quien dice que lo mío es muy visual, que se puede ver en imágenes lo que escribo, normalmente. Eso les gusta. A mí también. Supongo que esta época nos hace así. Cosas de la revolución tecnológica.


¿Qué parte te resultó más complicada de escribir?

El final. Decidir cuándo acaba la historia y por qué. Si debe acabar así o no. Si eso es o no el final ya.

¿Quién o quiénes fueron los primeros en leer este libro? ¿Cuál fue la primera impresión?

Óscar Benito y Miguel Ángel, mis dos prologuistas, fueron los primeros que leyeron este libro. Tal y como cuentan en el prólogo y en el prefacio, respectivamente, la suya fue una buena impresión. Óscar Benito cuenta que esta historia encaja muy bien en mi trayectoria como creador, y a Miguel Ángel le parece muy interesante mi novela por todo el análisis que en ella se hace de lo que son las relaciones de pareja. Por lo que sé, a ambos les enganchó la historia, según la iban leyendo, y no pudieron dejarla hasta el final (y eso que son gente muy ocupada). Esto ya me dice cosas muy buenas.

¿Cómo definirías la experiencia de trabajar con la Editorial Adarve?

Cuando hay una buena comunicación y te sientes tenido en cuenta a la hora de elegir algunos elementos que formarán parte de lo que será tu libro, la sensación es buena. Parece como si tú también formases parte de ese equipo (y quién sabe, en el fondo eres el más tirano de todos, el más perfeccionista… jejejé). Por ahora está siendo una experiencia muy grata. A ver si hay suerte y  mi libro llega a todos los hogares del mundo. O al menos a los buenos.

0 comentarios:

Publicar un comentario