Entrevista a Paz López, autora de "Batalla blanca"





Nos encanta que conozcáis mejor al autor y su proceso de escritura para poder sumergiros  en la lectura de cada novela con mayor entusiasmo. En esta ocasión os traemos esta entrevista a Paz López, escritora y autora de Batalla blanca, una novela LGBT que ha estado dando mucho de qué hablar.



¿Cuándo y por qué decides crear tu novela?
La escribí en el año 1997 con la intención de participar en un concurso de novela erótica, aunque eso fue más bien una excusa. En realidad, tenía la necesidad de escribir y al mismo tiempo, sobretodo, de escapar de lo que entonces era mi vida real. Gracias a ella, aunque no lo manifestase abiertamente, pude aceptar interiormente mi orientación sexual.

¿Por qué elegiste llamarla Batalla Blanca?
Porque una vez terminada lo que me transmitía era esa batalla de los personajes y la mía propia. Desear una cosa y conformarte con algo que nada tiene que ver y al mismo tiempo tener la sensación de que elijas lo que elijas pierdes.
Y blanca porque combatimos con nosotros mismos, con quienes somos y quienes fingimos ser, los personajes que creamos en torno a nosotros mismos para encajar, para ser aceptado, para sobrevivir…

¿Cuánto tiempo tardaste en reunir datos e información para poder escribir tu novela?
Fue todo surgiendo de modo natural, con calma, dejando el espacio y el tiempo para que los personajes se expresaran. Yo sólo me limitaba a plasmar en el papel algo que tenía voz propia.
No es una novela que requiera investigación previa y tampoco tenía referencias literarias en cuanto a la temática. Por supuesto, contamos con los sentidos constantemente registrando mucha más información de la que somos conscientes, tenemos memoria celular, imaginación… Todo ello hizo posible la novela.

Si tuvieras que presentar este libro a nuestros lectores, ¿con qué palabras lo harías?
Es la huida de una mujer, pretendiendo dejar en esa distancia su pasado; el rechazo de su propia familia, el final de una relación amorosa. Llevándola en esa búsqueda de la propia identidad, a verse envuelta en una batalla interior en la que, esos patrones pendientes de solucionar se manifiestan de nuevo. Una novela donde, amor, sexo, erotismo, ternura… impregnan la historia.

¿En qué ingrediente reside la fuerza de esta historia? Sinceramente creo que en esos caminos colaterales que se insinúan a lo largo de la historia y no se recorren; las reflexiones y preguntas que son lanzadas con la intención de invitar al lector a responder.
¿Cuál es tu personaje favorito y por qué?

Irene, ya que es ella, sin pretenderlo, con su sola presencia y energía quien sostiene la vida de Lucía y, por tanto, la de Itziar.
Ella representa a esa persona, ese proyecto, ese objetivo…, que a veces, precisamos mirar con el deseo de alcanzarlo, porque el deseo en sí mismo nos proporciona el combustible para seguir adelante y nos hace llegar a un lugar distinto, dándonos la oportunidad de mirar y mirarnos desde otra perspectiva que de otro modo no habríamos alcanzado.

¿Cómo describirías tu estilo?
Pues considero que es un estilo sencillo, fluido, poético…

¿Qué parte te resultó más complicada de escribir?
El final, sentía que la novela había llegado a su fin, tocaba soltarla y además quería hacerlo de igual modo que había transcurrido el resto de la historia, dejando volar la imaginación de los lectores y que fuesen ellos quienes crearan sus diversos futuros posibles, jejeje, como la vida misma.

¿Quién o quiénes fueron los primeros en leer este libro? ¿Cuál fue la primera impresión?
La persona más significativa para mí, por la admiración y aprecio que siento por él, fue Carlos Morales, periodista, poeta y crítico literario. A él, como al resto de personas que la leyeron, se le hizo corta, “me he quedado con hambre de más y más páginas”. Luego, como buen crítico literario y generoso escritor desmenuzó cada personaje y me dio numerosos consejos y sugerencias para aumentar el número de páginas. Y Aunque que hice oídos sordos a su consejo, reconozco que en esta segunda edición me lo planteé. Llegando a la misma conclusión, elijo la brevedad.

¿Cómo definirías la experiencia de trabajar con la Editorial Adarve?
Ha sido y es, porque siento que es una relación por mucho más tiempo que el que dura la edición, una experiencia recomendable. Siento que cuento con un equipo que desde el principio ha facilitado y dado valor a la novela con su profesionalidad. Te llevan de la mano, al tiempo que te permiten liderar tu propio proyecto,  que decidas hasta el último detalle. Les estoy muy agradecida. Cuando comuniqué por primera vez con Pilar Lozano, apenas llevaba unos minutos hablando con ella y supe que Adarve era la editorial para Batalla blanca. Ellos tardaron unos cuantos meses en leer la novela hasta que supieron que querían editarla, jejeje.



¿Aún no conocéis esta novela?





0 comentarios:

Publicar un comentario