Queridos amigos, queremos que conozcáis mejor a nuestros autores por ello, en esta ocasión, hemos entrevistado a Nerea Izquierdo de la Torre, autora de No temas, solo voy a vengarme de ti.



¿Cuándo y por qué decides crear tu novela?

Lo cierto es que no sería capaz de recordar el momento exacto. Escribo desde que tengo uso de razón y siempre tengo en mi cabeza historias a las que tarde o temprano acabo dando forma sobre el papel. Lúa y Mara han estado rondándome mucho tiempo y llegó un punto en el que plasmar sus vidas fue una necesidad que se convirtió en una placentera obsesión.

¿Por qué elegiste llamarla de esa manera?

La venganza es el único objetivo en la vida de una de las protagonistas. Durante años esa palabra ha ocupado gran parte de sus pensamientos hasta convertirse en algo tan normal que habla de ello con cierta ironía y familiaridad, tal y como pretendía reflejar en el título.

¿Cuánto tiempo tardaste en reunir datos e información para poder escribir tu novela?

Han sido muchas horas frente al ordenador, cuadernos con apuntes, notas escritas en cualquier sitio que a veces perdía… Un trabajo intenso, pero que me reportaba muchísima satisfacción conforme iba avanzando en ello.

Si tuvieras que presentar este libro a nuestros lectores, ¿con qué palabras lo harías?

Es la historia de dos mujeres marcadas por el pasado incapaces de desprenderse de recuerdos que siguen estando demasiado presentes en sus vidas. Una de ellas sólo tiene un fin, llevar a cabo una venganza planificada años atrás.  Un trágico suceso provoca un alto en el camino y las dos se unen para resolver un misterio que amenaza con devorarlas.

¿En qué ingrediente reside la fuerza de esta historia?

Creo que lo atractivo de la novela está en el misterio que envuelve el pasado de las dos protagonistas, en la historia que viven juntas y en la intriga que gira en torno al eje central de la novela, las ansias de venganza de Lúa. ¿Será capaz de llevarla a cabo?

¿Cuál es tu personaje favorito y por qué?

Sin dudarlo siquiera diría que empatizo más con Mara. Está claro que Lúa es el hilo conductor y mi simpatía por ella se traduce en mi forma de escribir su historia, pero Mara me resulta más entrañable por su personalidad tan complicada.

¿Cómo describirías tu estilo?

Íntimo y personal. Me interesan más los sentimientos y las razones por las que los personajes actúan que la acción en sí misma.

¿Qué parte te resultó más complicada de escribir?

Tengo que reconocer que plasmar los recuerdos de las protagonistas ha sido lo más complejo. Sentía la necesidad de reflejar cómo se habían forjado sus personalidades y las razones que permitieran comprender un acto tan difícil de justificar como la venganza.

¿Cómo definirías la experiencia de trabajar con la Editorial Adarve?

Al tratarse de mi primera incursión en este mundo me preocupaba mi inexperiencia, pero gracias a la editorial el proceso ha resultado mucho más sencillo de lo que esperaba. En todo momento me he sentido respaldada, si algo me preocupaba sólo tenía que dirigirme a mi contacto que resolvía mis dudas con rapidez. Estoy muy agradecida por el trato recibido y por haber escuchado siempre mis sugerencias.







María Blanco, autora de Los caminos del aire, nació el 9 de febrero de 1957 en Aldeadávila de la Ribera, Salamanca. En la actualidad vive en Soria, donde compagina su profesión de quiromasajista con la escritura. Publicó en 2004 El Abrazo del Alba y en 2006 Antigua.

Podéis seguirla en Facebook: María Blanco





Queridos amigos, queremos que conozcáis mejor a nuestros autores por ello, en esta ocasión, hemos entrevistado a Juanjo Carmona, autor de Huellas de grandes conquistadores.


¿Cuándo y por qué decides crear tu novela?

Todo empezó hace más de cinco años. Leía bastantes libros de historia, artículos de revistas especializadas y prensa, veía documentales … todo esto empezó a formar una idea de contraste entre la sociedad que vivimos actualmente, la formación que tuve en la escuela e instituto y realmente lo que nos llega en la edad madura. Todo ello me hizo plantearme ciertas preguntas de por qué somos y actuamos de cierta manera y cómo se hacía en ciertos momentos de la historia de la humanidad. A base de documentación, refutación y tormenta de ideas fui dándole forma a lo que más tarde sería esta obra.

¿Por qué elegiste llamarla de esa manera?

El título lo pensé porque veo una relación directa entre la historia que perdura hasta nuestros días y la repercusión revolucionaria que tuvieron estos cuatro hombres en su época. Es una huella que no se puede borrar.

¿Cuánto tiempo tardaste en reunir datos e información para poder escribir tu novela?

 Como comentaba con anterioridad, realicé un profundo trabajo de documentación y contraste de información que me llevó más de cuatro años. Luego el tiempo necesario para darle forma definitiva al texto.

¿En qué ingrediente reside la fuerza de esta historia?

La fuerza reside realmente en la unidad y la estabilidad por la que trabajaron y lucharon cada uno de estos personajes.

¿Cuál es tu personaje favorito y por qué?

Desde siempre ha sido Alejandro Magno. Creo que es un personaje fascinante y el que llevó el helenismo a su máximo esplendor extendiéndolo a Asia y África. A parte aún quedan dudas de el por qué de su muerte, lo que lo envuelve aún más en un aura mística.

¿Qué parte te resultó más complicada de escribir?

 Sinceramente, la parte de Ciro y el imperio persa. Es una lástima que en occidente no hayan llegado tantas informaciones como las de los romanos o griegos. También el hecho de ser la más antigua y encontrarse históricamente en una zona de conflictos casi permanentes hace que las escrituras, arquitectura y de más lleguen muy deterioradas hasta nuestros días.

¿Cómo definirías la experiencia de trabajar con la Editorial Adarve?

Ha sido una delicia trabajar con ellos. Son muy reactivos y eficaces en sus respuestas y la atención al autor es muy buena. Espero que nuestros caminos se puedan volver a juntar próximamente.





Queridos amigos, queremos que conozcáis mejor a nuestros autores por ello, en esta ocasión, hemos entrevistado a José María Gil, autor de El oro irlandés.


¿Cuándo y por qué decides crear tu novela?

Hace unos cuantos años, quizás nueve o diez, tras un viaje a Irlanda, me llamó la atención la expresión Irish Black (no Black Irish como dirían los ingleses), para referirse a unos irlandeses morenos (no negros), bajitos, para los estereotipos celtas, que utilizaban términos muy parecidos al español (tabairne por taberna). Me dediqué a investigar, y sigo haciéndolo.

¿Por qué elegiste llamarla de esa manera?

Dudé hasta el último momento entre Irish Gold o castellanizar la expresión. El hecho de que el oro irlandés sea un producto comestible, me animó a titularlo así. No digo más para que el lector llegue al final.

¿Cuánto tiempo tardaste en reunir datos e información para poder escribir tu novela?

En tiempo real, dos años y pico.

¿En qué ingrediente reside la fuerza de esta historia?

La palabra clave sería Fuerza, con mayúscula. La fuerza de los soldados españoles, la fuerza de un pueblo oprimido por una cultura aparentemente superior que luego resulta que no lo es tanto.

¿Cuál es tu personaje favorito y por qué?

Sin duda, quien pone orden es Betialnn, o Bety. Es una mujer que pierde a su madre en el parto y tiene que pasar por una serie de sucesos con la ayuda de ella misma.

¿Cómo describirías tu estilo?

Me gusta la novela histórica porque permite una libertad que en otro género sería imposible. Siempre basándome en historias con un trasfondo real, intento que el estilo sea creíble para el lector.

¿Qué parte te resultó más complicada de escribir?

La Empalizada de Dublín. Apenas si quedan restos arqueológicos.

¿Quién o quiénes fueron los primeros en leer este libro? ¿Cuál fue la primera impresión?

Como siempre, mi familia, empezando por mis hijos. Unos críticos feroces por cierto, lo que es fantástico.

¿Cómo definirías la experiencia de trabajar con la Editorial Adarve?

Aunque es la primera novela con Adarve, hasta ahora la experiencia es tremendamente positiva. Es un sello editorial que desborda profesionalidad por los cuatro costados, y eso se nota.

Queridos amigos, queremos que conozcáis mejor a nuestros autores por ello, en esta ocasión, hemos entrevistado a Carlos García Durazo, autor de La canción del inmigrante Perenne o immigrant song (una obra bilingüe).




¿Cuándo y por qué decides crear tu novela?

Hace un par de años y gracias a las redes sociales, encontré a una antigua amiga y amante que conocí en la universidad. Después de reanudar el contacto siguió una correspondencia intensiva tanto como vídeo-conferencias y llamadas telefónicas. En una ocasión y mientras hablábamos del arte y la literatura, temas que amábamos y seguimos amando con pasión, ella me retó a escribir un par de poemas. Acepté el reto, y el fin de semana siguiente yo ya había compuesto una docena de poemas, sobre temas muy diversos. Ella se sorprendió y yo también, pero el gusanillo ya me había picado porque no deje de escribir poemas hasta que contaba con toda una libreta abarrotada de poemas. El duendecillo me susurró en la oreja izquierda un buen día, mientras iba en bicicleta a mi trabajo, que escribiese un libro, y, así lo hice. Dos años y pico más tarde ya lo tenía completo y se titulaba, La canción del inmigrante perenne.

¿Por qué elegiste llamarla de esa manera?

El título es sumamente importante en este caso siendo que desvela uno de los temas principales de su contenido. Asimismo, el título lleva un subtítulo en inglés como advertencia al hecho de que esta lengua hace un importante acto de presencia en el libro. El tema de la migración o inmigración, palabras efectivamente sinónimas porque el que sale de su país se ingresa en otro y viceversa, es un tema que continuamente hace eco en los medios de información debido al éxodo de seres humanos de sus países hostigados por la discordia, la guerra, la violencia, o, sencillamente porque sueñan con un mejor porvenir. Esta es la historia de la humanidad y el tema de mi libro.   

¿Cuánto tiempo tardaste en reunir datos e información para poder escribir tu novela?

Si tardé dos años y medio escribiendo este libro es porque dediqué la mitad de este tiempo a la investigación de temas tan diversos como la astrofísica, la filosofía griega antigua, la historia de mi país natal, tanto como otros que se destacan en mi libro. Sobre todo, dediqué bastante tiempo estudiando las obras del filósofo racionalista precursor de la Ilustración europea, Baruch Spinoza, otro personaje importante en mi obra.  

Si tuvieras que presentar este libro a nuestros lectores, ¿con qué palabras lo harías?

 Lo haría con las palabras que lo describe la contraportada:

Este libro está escrito en universos paralelos, aunque respetando el orden cronológico del tiempo tal como lo conocemos. Se trata de una narrativa compuesta con elementos de ciencia ficción, ciencia no ficción, filosofía, antropología, política, ética y todo relatado en 67 capítulos que representan los fractales del multiverso paralelo y su nexo, el túnel de lombriz”. Añadiría, asimismo, que este libro intenta contestar tres preguntas existenciales: ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? Y por fin, ¿Adónde vamos?

¿En qué ingrediente reside la fuerza de esta historia?

Principalmente en su trama que es la biografía del protagonista, Juan Cristóbal, con grandes dosis de surrealismo, filosofía, astrofísica, política, y la ética.

¿Cuál es tu personaje favorito y por qué?

Obviamente, mi personaje favorito es el protagonista, Juan Cristóbal ya que da forma y raison d´etre a la obra.

¿Cómo describirías tu estilo?

Mi estilo es el eclecticismo y la experimentación. Pretendo dar forma nueva o distinta a la palabra escrita. En mi vida anterior fui pintor y escribo como tal; las palabras son mis pigmentos y el lápiz o la pluma mi pincel. En fin, el libro es un cuadro pintado con palabras.

¿Qué parte te resultó más complicada de escribir?

Las partes dedicadas a la filosofía fueron las más complicadas siendo que, aunque ya había estudiado el tema, no lo conocía detalladamente.

¿Quién o quiénes fueron los primeros en leer este libro? ¿Cuál fue la primera impresión?

Por supuesto, envié mi manuscrito incompleto a un par de amigos amantes de la literatura y la filosofía en particular. Las impresiones y comentarios eran alentadores, sobre todo las de Juan, que comparte nombre con el protagonista del libro. Juan me dijo que el manuscrito tenía “perlitas en la espesura de sus entrañas”.

¿Cómo definirías la experiencia de trabajar con la Editorial Adarve?


Todos los que tenemos sueños y ambiciones de publicar lo que con mucho afán hemos creado nos damos cuenta de la odisea que hay que navegar para realizar nuestros sueños. Incluso los autores más exitosos y taquilleros del mundo literario han sufrido la pena y el dolor de ser rechazados o, aún peor, ser ignorados por las editoriales. En mi caso, tuve la suerte de que de la más de dos docenas de editoriales a las que envié mi manuscrito, dos me hicieron una propuesta editorial. Elegí a la editorial Adarve por su soltura, eficacia y transparencia en su trato conmigo desde el principio y no me arrepentí. 


Queridos amigos, queremos que conozcáis mejor a nuestros autores por ello, en esta ocasión, hemos entrevistado a Rosa M. Sáenz, autora de Matrimonio Pactado.


¿Cuándo y por qué decides crear tu novela?

Los primeros borradores tienen ya un tiempo. Al principio, no fui consciente de que estuviera escribiendo una novela. Simplemente, me puse a escribir un pequeño croquis, ideas sueltas de dónde podría, tal vez en un futuro, llegar a salir una historia. Después, cada vez que lo leía, iba añadiendo más escenas, matizando más detalles y para cuando me quise dar cuenta, tenía ya material suficiente para una historia completa y solo era cuestión de ir cosiendo y puliendo un poco la trama.

¿Por qué elegiste llamarla de esa manera?

El título me parece que puede ser un complemento perfecto de la reseña.
Cuando elijes una novela para leer, el primer flash te lo da el título. Si te engancha, te lees la reseña y si esta te convence, abres el libro y te asomas al interior.
Tanto con el título como con las ilustraciones de portada y contraportada, pretendo proporcionar el mayor número de datos y pistas para que, ya sin abrir el libro, el posible lector tenga claro lo que se va a encontrar cuando decida leerlo.

¿Cuánto tiempo tardaste en reunir datos e información para poder escribir tu novela?

En esta historia en concreto, precisamente lo que he intentado es que la información fuera lo menos explícita posible. Quería que pudiera desarrollarse en un amplio margen de tiempo y que cada lector eligiera dónde quería situarla. Así que me documenté sobre costumbres, gastronomía, normas de conducta, armas, etc., en una franja de tiempo de más de doscientos años y fui descartando datos hasta quedarme con los que fueran comunes a todos ellos.

Si tuvieras que presentar este libro a nuestros lectores, ¿con qué palabras lo harías?

Es una historia de amor, ambientada en el pasado, con mucha aventura de por medio.
Hay traición, venganza, lealtad, amistad de la buena y, por supuesto, amor.
A mí me parece una historia dinámica, entretenida y fácil de leer.
No pretende enseñar nada. Solo entretener, divertir. Raptar al lector por unas horas y llevarle a un tiempo y a un lugar al que solo se puede viajar a través de un libro.
¿En qué ingrediente reside la fuerza de esta historia?

He intentado que sea fácil empatizar con los protagonistas, manteniendo las emociones  de ambos  en una constante montaña rusa. Mostrándonos ahora sus miedos, ahora sus ilusiones, ahora su rabia, ahora sus dudas o esperanzas…
Pese a la distancia temporal, son personajes que resultan cercanos y muy actuales.

¿Cuál es tu personaje favorito y por qué?

Si he de elegir entre los dos protagonistas, yo me decantaría por Dániel. Pese a que posee el poder y la fuerza necesarios para tener el control absoluto, nunca se impone ante nadie. En todo momento intenta que la balanza esté equilibrada. Se muestra justo pero cercano con la servidumbre, acata y asume los deberes y obligaciones que conlleva el lugar que ocupa en su familia, aunque esto signifique tener que renunciar a veces a sus propios sueños o deseos. Y trata a su esposa como a una igual, algo inusual en esa época.
Es orgulloso, justo y leal y hasta en los momentos más críticos, conserva su sentido del humor y ese punto de ironía.
De los personajes secundarios, destacaría a Dangles. Es el típico amigo incondicional con el que, pese a sus puyas constantes,  puedes contar para lo que sea. Es uno de esos personajes que daría juego para ser el protagonista de su propia novela. Tal vez algún día me decida a escribirla.

¿Cómo describirías tu estilo?

Pretendo escribir de una manera muy sencilla. Nada de palabras rebuscadas, ni frases muy elaboradas. Quiero que la lectura sea fácil, fluida. Que no suponga ningún esfuerzo seguir pasando páginas y avanzar en la historia.


¿Qué parte te resultó más complicada de escribir?

Aunque parezca mentira, siempre una de las partes más difíciles es la de inventar apellidos y poner nombre a los personajes. A veces, se pasan la mitad de la historia llamándose “él” y “ella” hasta que me decido por un nombre que me pegue bien con su personalidad o con el aspecto con el que yo me los imagino.  

¿Quién o quiénes fueron los primeros en leer este libro? ¿Cuál fue la primera impresión?


La primera persona que lo leyó fue mi hermano. Sé que puedo confiar en que si algo no le gusta, no se lo va a callar. Además, este no es su género favorito, así que pensé que si pasaba su escrutinio ya era un punto a favor. 


Queridos amigos, queremos que conozcáis mejor a nuestros autores por ello, en esta ocasión, hemos entrevistado a José Coronado, autor de Tú te figuras que me ves, pero yo ya no existo.




¿Cuándo y por qué decides crear tu novela?
       
     A comienzos de los noventa escribí un cuento breve, en torno a las cinco o seis páginas, que tenía como colofón una frase de Stendhal: «Estás muy verde en todo, y ya vas teniendo años» dirigida en tono sarcástico por el personaje femenino a su ex amante. Años después lo releí y lo amplié hasta las veinte páginas. Pero un buen día de 2.015 comencé una historia totalmente diferente, y cuando llevaba casi un centenar reparé en que la historia que estaba contando era la contenida en el cuento primitivo, aunque con toda la complejidad de una novela que ha llegado a las 240pp. En el cuento el personaje masculino pasa veladas enteras narrándole historias de amor de la literatura occidental a la esposa de su socio turco, y ella le corresponde con los poetas de su entorno, la mayoría udrís, partidarios del amor puro sin contacto carnal, en tanto que el varón, francés, considera el cuerpo como el lugar de encuentro entre quienes se aman. Fue entonces cuando decidí poner en contacto las dos civilizaciones y sus distintos puntos de vista sobre el amor a través de su literatura.
            En la novela hay intrigas, negocios, conflictos internacionales, pero el núcleo central es esa visión de «mon âme soeur», mi alma gemela, que van forjando ambos personajes a lo largo de la historia.

¿Por qué elegiste llamarla de esa manera?
          
  Es un verso de un poeta persa, Nezami Ganjawi (1141-1203), el poeta preferido de la protagonista y el más destacado de la tradición udrí: Mi alma se ha purificado de la oscuridad de la lascivia, mi anhelo se ha purgado de los deseos bajos, he derribado el bazar de los sentidos de mi cuerpo. El amor es la esencia de mi ser. El amor es fuego y yo soy leña que arde con su llama. El amor se ha mudado a mi interior y ha adornado la casa, y mi yo ha liado su hatillo y se ha ido. Tú te figuras que me ves, pero yo ya no existo; lo que queda es la amada.

¿Cuánto tiempo tardaste en reunir datos e información para poder escribir tu novela?
            Fue un proceso incesante y muy complaciente. Las fuentes están contenidas en la dedicatoria de la obra, desde el orfismo, Platón, el neoplatonismo, Agustín de Hipona, la lírica provenzal, la poesía arábigo-andaluza, la poesía persa del siglo XII, el dolce stil novo, la mística española del XVI, etc. hasta las novelas orientalistas del XIX (Nerval, Flaubert, Pierre Loti...). Era tanto el placer de releer a estos autores que me costaba un verdadero esfuerzo salir de mi embeleco y proseguir con la escritura.

Si tuvieras que presentar este libro a nuestros lectores, ¿con qué palabras lo harías?
            
Con dos frases que cierran el libro: Yo no necesito de tu presencia para sentirte conmigo...  El tiempo es perecedero, el amor no.  (Nizâmi, ‘Layla y Machnún’)

¿En qué ingrediente reside la fuerza de esta historia?

            Hay dos factores: el intenso arrobo místico de la protagonista (también del varón, aunque limitado por su educación cartesiana, que le impide ser esa «llama de amor ardiendo» que sí alcanza su amada), y el entramado de corruptelas y golpes bajos empresariales que la convierten en una auténtica novela de intriga. Creo que el acierto ha sido ensamblar ambos factores, el amoroso y el empresarial, de manera que a la conclusión se percibe claramente la intrínseca relación entre ambos, lo que desemboca en un final sorprendente y a la vez lógico.

¿Cuál es tu personaje favorito y por qué?

            Leila, sin duda, por las razones citadas.

¿Cómo describirías tu estilo?

            El de este libro, muy cuidado, muy culto, casi de minorías, con juego de citas en boca de la protagonista que son poemas de amor y que ella recita casi como una oración, hasta ir descubriendo su formidable contenido erótico. Así lo requiere la novela. Pero creo que la trama avanza con ligereza, pues cuando un pasaje amenaza con ser farragoso o demasiado culto los entresijos empresariales 'desvían' el misticismo hacia una realidad más prosaica y artera, lo que le confiere ese aire de intriga del que hablaba antes.

¿Qué parte te resultó más complicada de escribir?

            Lograr el equilibrio adecuado entre ambos factores, el mundo espiritual y el de negocios, procurando que ambas historias no vagaran por separado sino que se intercalaran en una sola y fueran interdependientes.

¿Quién o quiénes fueron los primeros en leer este libro? ¿Cuál fue la primera impresión?

            Yo no castigo a los amigos con la lectura de mis libros. Solo cuando me llegaron las galeradas le pedí a otro colega escritor que buscase algún error de estilo y me señaló cuatro, de los que yo solo accedí a cambiar uno. Da igual que le gustara o no, de eso no hablamos, solo quedó entendido que el aperitivo lo pagaba yo.

¿Cómo definirías la experiencia de trabajar con la Editorial Adarve?

            Pues estoy comenzando. De momento bien, pues las diferentes personas con las que he hablado han tenido un trato deferente y profesional conmigo. No me importaría repetirla.