Entrevista a Jesús Valentín García, autor de Las fuentes de la Providencia





 Jesús Valentín García ha publicado las novelas Saudado (2011), Todas las verdades sobre el coleccionista (2015) y El cesto del bandolero (2016). Es autor, además, de varios libros de relatos. Las fuentes de la Providencia es su cuarta novela y en ella busca plasmar una historia tipo western ambientada en Providence Springs, una ciudad ficticia que será testigo de un crimen. Conoced más a través de esta entrevista. 


Leer los primeros capítulos



Háblanos un poco de ti.

Soy un hombre sencillo, de ambiciones limitadas que nació en Sevilla y ahora vive en Dos Hermanas. En mi vida siempre tuvo un lugar destacado la lectura y desde hace ya varios años, la escritura. También tengo espacio reservado para cierto frikismo que compagino con mi vida familiar y profesional, hasta ahora sin demasiados problemas.

¿Eres un escritor asiduo?

Si por asiduo quieres decir constante, pues sí. Escribo siempre que puedo y no he dejado de hacerlo desde que publiqué Saudado, mi primera novela. Lo hago porque es una de las cosas que más disfruto, solo lamento haber llegado a ella un poco tarde.

¿Cómo surge la idea de crear una novela de Western?

En realidad no es el típico western al que estamos acostumbramos, pero respondiendo a la pregunta, el escenario donde se desarrolla el género siempre me ha parecido muy atractivo, pues a mi modo de ver, creo que la Norteamérica de aquel tiempo proporciona un marco potencialmente literario que ha estado poco valorado en ese sentido: un país con un tremendo choque cultural entre nativos e inmigrantes, entre los mismos inmigrantes entre sí, con una administración pobre y carente de herramientas judiciales o policiales; en suma, un escenario propicio para dar rienda suelta a las mejores y peores actitudes humanas.

¿Qué podremos encontrar a través de la lectura de Las fuentes de la Providencia?

Podemos encontrar los mejores y peores sentimientos que muestra el ser humano flotando en un ambiente proclive a dejar soterrados los primeros y permitir el afloramiento de los últimos. La novela tiene dos tramas que confluyen: una trata la resolución de un asesinato a cargo de un sheriff, la otra es biográfica y encaja más en el perfil que nos tiene acostumbrado el western últimamente.

¿Cuánto tiempo tardaste en escribirla?

Unos seis meses. La escribí con bastante más fluidez de lo que acostumbro, quizás porque tenía muy esquematizada la trama y muy caracterizados los personajes.

¿En qué ingrediente reside la fuerza de esta historia?


Pues, aunque suene raro para un western, en el amor, el cariño, el afecto; en su ausencia, en su rechazo, en cómo puede ser a veces tan mal entendido y cómo todas estas cosas pueden marcar el rumbo existencial de una persona.

¿Cuál es tu personaje favorito y por qué?

Pues, obviamente, en primer lugar, el protagonista, Christopher Olsson, pues conforme relato su vida intento mostrar al lector cómo va conformándose su personalidad. Luego, dos personajes que están en los extremos: John Casey, el buhonero, y Wally, el pistolero.

¿Cómo describirías tu estilo?

Intento que sea ágil y fácil. Creo sinceramente que la facilidad de lectura es cosa recomendable, la agradezco como lector y procuro ejercerla como escritor. En esta novela, además, hay pasajes que demandan un estilo casi frenético, cosa que he intentado trasladar cambiando el tiempo de escritura del pasado en el que se narra la obra al presente.

¿Quién o quiénes fueron los primeros en leer este libro? ¿Cuál fue la primera impresión?

Tengo la fortuna de contar con un pequeño grupo de amigas (Teresa, Carmen, Luisa y Mari Ángeles) que, además de ser las primeras lectoras, me suelen corregir el manuscrito. No las cambio por nada en el mundo. Según pude comprobar, les gustó mucho la novela, a pesar de que alguna no era muy del género, lo cual me resultó bastante grato.

Si tuvieras que presentar este libro a nuestros lectores, ¿con qué palabras lo harías?

Las fuentes de la Providencia cuenta la historia de alguien que quizás podría haber sido un buen hombre, en la que he intentado que el lector, navegando entre una trama detectivesca y otra puramente biográfica, reflexione casi sin pretenderlo y comprenda las razones que lo imposibilitaban para serlo.

  
Solo puedo animarles a que lean Las fuentes de la Providencia y que ojalá la disfruten tanto como yo disfruté escribiéndola. Y que me escriban contándome su experiencia con ella, estaré encantado de contestarles.





Comentarios

Entradas populares de este blog

Entrevista a Carlos Manuel Lorenzo, autor del libro Historias breves con trazos gruesos

Entrevista a Urbano San Segundo, autor del libro El guardián entre la arena

Entrevista a Blanca Poza, autora del libro El niño que quiso ser lluvia