Entrevista a Carlos Decker-Molina

Entrevista a Carlos Decker-Molina



Queremos acercaros un poco más a uno de nuestros últimos lanzamientos, "Carlos el lector" y lo vamos a hacer entrevistando a su autor Carlos Decker-Molina




¿En qué momento decidiste escribir Carlos el lector? 

Vivo en un país en el que se lee mucho. Suecia es el país europeo que más lee per cápita. Pienso que la lectura ayuda a ser más más racionales o, como dice el escritor Amos Oz (Israel), la lectura es un antídoto contra la posibilidad del fanatismo. Pienso que mi obligación era contribuir a la posibilidad de la que habla Oz, pues, estábamos frente al retorno de los dioses armados de metralletas. 

La esencia de esta novela es la lectura, ¿cómo plasmas este ingrediente en el libro? 

Cuando cuento la historia de Marica, una niña indígena, que aprendió a leer con Carlos el lector en una escuela rural. La escena en la que Marica arrebata el libro del que su madre arrancaba hojas para vender sus frituras, para salvarlo del desastre. Marica estaba salvando la lectura no solo de ella sino de otros. Espero que mi libro ayude a ser más lectores a los que ya lo son y anime a los que lo hacen menos a leer más y a los analfabetos va un mensaje por interpósita persona: Nunca es tarde, el ejemplo es Máxima la criada de la casa materna de Carlos el lector. 

¿Puedes darnos unas pinceladas sobre el contenido de la historia? 

Es un libro extraño, pero a pesar de ello, fácil de leer. Una es la historia de Carlos contada por su amigo sueco al que le enseñó el idioma de Cervantes y otras son las historias que Carlos cuenta como aquella de dos niños perdidos en la guerra de Kosovo que encuentran un libro escrito en español, la mayor lee a su hermano, para que pueda conciliar el sueño. O la historia del secreto profesional, una regla de oro exigida por el correísta de Parotani, quien imponía a Carlos el lector, cuando leía cartas a mujeres indígenas analfabetas. “Los contenidos eran secretos”. Está igualmente las digresiones sobre la censura escritas a manera de ensayo. Pienso que quién lea mi libro encontrará capítulos muy próximos a su propia vida. Y, si algún lector se identifica con algunas escenas del libro, será una pequeña batalla ganada en favor de la lectura y los libros. 

¿Qué le dirías a alguien que esté dudando si este es su libro? 

Si el lector estaba buscando una trama policial o una historia de suspenso y quiere abandonar la lectura en los primeros capítulos, le pediría que tenga paciencia y siga leyendo, porque estoy seguro de que cuando haya terminado la lectura del libro, se pondrá a pensar en su privilegiada posición social por el solo hecho de saber leer y, pensará en aquellos que aún no han aprendido o que sabiendo no leen y se convierten en algo peor que los analfabetos. La lectura nos hace más libres. 

¿Qué tiempo te ha llevado escribir Carlos el lector? 

Más de cinco años. Fui escribiendo de a poco. La idea nació cuando un refugiado de Somalia me pidió que lea un mensaje escrito en sueco. Pensé que quería una traducción al somalí, idioma que no lo sé, cuando se lo dije, descubrí que no había aprendido a leer el sueco, hablaba el idioma, pero no leía y, probablemente, tampoco escribía. El hecho me recordó a Máxima y a las mujeres indígenas a las que leía cartas en una estación ferroviaria. Y, me recordó que yo también fui un analfabeto en sueco, idioma que aprendí cuando estaba encima de los 30 años. 

¿Qué significa para ti leer? 

La lectura es efímera, cuando leemos arrebatamos fragmentos, pues, la lectura es sobre todo olvido y cuando leemos nos enfrentamos a nuestro propio olvido. Leer es una forma de saber que estoy vivo. 

¿Y escribir? 

He leído y escrito toda mi vida. Ambos ejercicios están ligados profundamente a mi ser. Escribo y leo, entonces existo.


No lo dudéis, haceros con vuestro ejemplar de Carlos el lector.


0 comentarios:

Publicar un comentario