Banners (I): Volver a Roma, de Bertha Balestra


VOLVER A ROMA, de Bertha Balestra

"Antes del amanecer, dos naves convirtieron la superficie del mar en espejo de su cautelosa partida. Los remos entraban al agua con cuidado, como pasos de felino. No sonó uno solo de los grandes cornos ni los platillos de bronce. Minutos más tarde, el general romano hacía la señal para que, a distancia, otras dos naves escoltaran a las primeras. Sin descender del corcel, Marco Antonio esperó a ver, entre los colores de la aurora, los cuatro puntos que se perdieron en el horizonte. Entonces aspiró con fuerza la fresca brisa que acompaña al sol en su diario despertar. Poner a la mujer y su hijo a salvo aminoraba su remordimiento por no haber impedido el imperdonable crimen contra Julio César. Si hubiese acudido ese día al senado, seguramente habría notado el movimiento extraño de Bruto, acercándose con un puñal oculto, habría elevado su voz sobre la de Casio, callando su arenga a favor del cobarde asesinato, habría... En fin, al menos era capaz de sostener su juramento de custodiar a la egipcia y salvar al niño."

0 comentarios:

Publicar un comentario