Entrevista a Enrico Maria Rende, autor de "La espiga dorada"




Queridos amigos, queremos que conozcáis mejor a nuestros autores por ello, en esta ocasión, hemos entrevistado a Enrico Maria Rende, autor de La espiga dorada.


¿Cuándo y por qué decides crear tu novela?

Tras una investigación que duró de manera intermitente cerca de diez años y que culminé con el ensayo científico Nueva Teodicea – El origen de dios, un agente literario me sugirió que tratara de convertirlo en una novela, pensando, y con razón, que sería una forma mucho más sencilla de hacer llegar los resultados de ese estudio al público. Y tras darle muchas vueltas, en poco más de un mes tenía la obra ya perfilada, y el verano siguiente la novela había cobrado vida propia.

¿Por qué elegiste llamarla de esa manera?

Los resultados de mi investigación son claros, y se pueden resumir en esta frase muy jocosa pero extremadamente gráfica: «creemos en dios porque comemos pan». Entendido así, pues, era lógico presentar la obra bajo el título de la espiga, y en cuanto al epíteto, usé dorado por dos motivos. En primer lugar, porque en nuestra cultura el rango de dorado es el de mayor nivel en cuanto a importancia y valor, por lo que me pareció que el título La espiga dorada sintetizaba muy bien el valor de los cereales. En segundo lugar, el título hace referencia al objeto que los protagonistas de la novela, en la parte que se desarrolla en el 10.000 antes de nuestra era, convierten en su objeto de culto, una pieza dorada que representa una espiga de trigo. Pero también es un pequeño guiño a una de las tres obras que más influyeron en mi investigación y que es La rama dorada de Frazer.

¿Cuánto tiempo tardaste en reunir datos e información para poder escribir tu novela?

Como he mencionado ya, la novela es una transcripción romántica de un estudio de investigación de carácter antropológico que me llevó en total unos diez años. Ahora bien, para escribirla también tuve que dedicar algún tiempo a reunir información específica para la narración como, por ejemplo, la descripción de los diferentes lugares en los que se desarrolla la parte ambientada en la época actual.

Si tuvieras que presentar este libro a nuestros lectores, ¿con qué palabras lo harías? ¿En qué ingrediente reside la fuerza de esta historia?

Es un tema intrigante, sin ninguna duda, el del origen de nuestras creencias y conocer de dónde pueden proceder nuestros dioses y demonios más ancestrales, por lo que esto ya hace que la novela sea casi una lectura obligada para todos aquellos interesados en este debate. Pero además, al ser una lectura ágil y ligera, le permite al lector adquirir muchísima información así como aprender acerca de una multitud de aspectos históricos, antropológicos y teológicos, sin prácticamente percatarse de ello. En este sentido, es una manera muy divertida de aprender. Por otro lado, la trama es trepidante, desarrollándose paralelamente en dos épocas muy distintas y distantes, por lo que cada una ofrece un tipo de acción muy diferente. Así, en la primera encontramos raptos, guerras, cacerías, y luchas sociales; y en la segunda, intrigas, persecuciones, robos y también algo de amor.

¿Cuál es tu personaje favorito y por qué?

Sin ninguna duda, y desde el principio, me sentí profundamente admirado por el personaje de la reina Inana. Fue adquiriendo más y más fuerza a medida que iba creándola hasta llegar a convertirse en un personaje tan bello, majestuoso, que me despertó verdadero respeto y hasta devoción.

¿Cómo describirías tu estilo?

En esta novela he aparcado momentáneamente el estilo más académico y elaborado para regresar al de mis primeras publicaciones, un estilo ligero y ágil aunque no por ello menos riguroso ni menos trabajado. Mi intención era hacer que la lectura resultase sencilla, cómoda. 

¿Qué parte te resultó más complicada de escribir?

Al transcurrir en dos tiempos completamente diferentes, tuve que dividirme en el relato, y el tiempo que le dediqué a la parte que discurre en el origen de la civilización fue quizá el que me supuso mayor reto puesto que se trataba de describir un mundo que no existe ya, pero que, además, es difícil de rastrear en documentos. Y si uno quiere que la fantasía a la que le obliga la recreación sea lo más fiel posible a la realidad pasada, la complicación se multiplica. Pero fue el compromiso que decidí tomar para con mis lectores, y estoy muy satisfecho con el resultado.

¿Quién o quiénes fueron los primeros en leer este libro? ¿Cuál fue la primera impresión?

Esto es muy difícil de decir puesto que, por desgracia para mí, soy muy receloso con mis escritos, y rara vez dejo que alguien lea mis obras antes de que estén ya publicadas. 

¿Cómo definirías la experiencia de trabajar con la Editorial Adarve?

El personal de la editorial se ha mostrado muy atento en todo momento y con una gran predisposición para ponerse al servicio de lo necesario.




0 comentarios:

Publicar un comentario